lunes, 15 de marzo de 2010

CARLOS ALBERTO ARIAS AHORA DICE SER INOCENTE






Mejor probate el traje arias!!!


Carlos Alberto Arias defenderá la lucha antisubversiva
Para el militar, el juicio al que está siendo sometido es "inconstitucional" y dice no ser responsable de ningún crimen.
Lunes 15 de Marzo de 2010 Salta Rubén Arenas El Tribuno

CARLOS ALBERTO ARIAS

La expectativa en el juicio por el secuestro y desaparición del escribano Melitón Bustos está centrada ahora en la declaración de Carlos Alberto Arias, uno de los acusados de este caso de terrorismo de Estado ocurrido hace 32 años en la ciudad norteña de Tartagal. Luego de escuchar el testimonio de medio centenar de personas que desfilaron por el Tribunal Oral Federal de Salta desde fines de noviembre del año pasado, Arias decidió romper el silencio. El juicio se reanudará el próximo miércoles con la incorporación por lectura de las pruebas testimoniales, por lo que se estima que entre el jueves y viernes, el tribunal escuchará su descargo.Se sabe que su declaración será extensa y que para ello elaboró un escrito de unas veinte carillas. El Tribuno

tuvo acceso a parte de ese contenido, en el que Arias hace una encendida defensa de la lucha antisubversiva que tantas vidas costó al país durante la última dictadura militar. En ese contexto, hace especial hincapié en el contenido de la ley 20840, de septiembre de 1974, y del decreto 261, de febrero de 1975, a través de los cuáles se dispuso combatir y aniquilar la subversión. Es decir, intentará justificar con estos instrumentos lo que ocurrió a partir del golpe militar de 1976.Para el hombre que está sindicado como uno de los secuestradores de Melitón Bustos, él es objeto de una venganza y no sujeto de justicia. "Soy inocente y ratifico todas mis declaraciones y careos anteriores", dirá el militar que está en el banquillo de los acusados, junto al también coronel retirado, Luis Angel Gastón Zírpolo. A su juicio, lo sucedido con el escribano tartagalense "es inexplicable; no tendría que haber ocurrido". Sus dichos sólo apuntarán a demostrar que no tiene ninguna responsabilidad "con nada de lo que le haya ocurrido a esa persona". "Teniente terrible"El militar desacreditará en forma terminante al hijo de la víctima, Raúl Bustos - quien aseguró en el juicio que Arias fue uno de los secuestradores de su padre-, argumentando que el testigo incurrió en abundantes contradicciones, tanto en la instrucción como en el juicio. También sostendrá que ya no es el joven "teniente terrible", de 28 años, del Regimiento 28 Tartagal, "que instruía a su gente para que no volviera dentro de una bolsa de cadáveres desde Tucumán". El militar también fustigará a la querella, la que a su entender, lo tiene como un enemigo. Al mismo tiempo refutará a la fiscalía, por considerar que el requerimiento de elevación a juicio de la causa "revela una ignorancia total del marco normativo vigente". Para el imputado la lucha contra la subversión "fue ordenada y ejecutada dentro de las normas vigentes de la época y se encuadraron dentro de los cánones de autoridad, responsabilidad, disciplina y obediencia consagradas en el Código de Justicia Militar, que son valores propios de toda organización castrense".Por otro lado, Arias calificará de "falsa" la categoría de "crimen de lesa humanidad" por la que está siendo juzgado. Además, denunciará "la aplicación en mi contra de un Derecho Penal de enemigos, no consentido por la Constitución Nacional". También impugnará la validez del juicio por inconstitucional: "Hubo una guerra revolucionaria (hecho largamente reconocido por la Cámara federal en el juicio a las Juntas Militares) y el Estado usó a sus fuerzas para la defensa de la patria amenazada por el terrorismo nacional e internacional", argumentará Arias."Yo no decidía"El coronel Carlos Alberto Arias remarca en su escrito que por la baja jerarquía que ostentaba en esa época (teniente), no estaba en su arbitrio decidir ningún procedimiento. "Fue el máximo nivel de la conducción político-militar el que aplicó la directiva del comando constitucional superior de las FFAA, de aniquilar el accionar subversivo y lo tradujo en las pertinentes directivas y órdenes para su cumplimiento por parte de los niveles inferiores de ejecución", subrayará el militar durante su exposición.Arias remarcará, además, que por encontrarse en el nivel táctico más bajo de la cadena de mando, tampoco contaba con la información necesaria como para juzgar acerca de la pertinencia o adecuación de las órdenes que recibía. Por ello reconocerá que "recibí y ejecuté órdenes operativas, de nivel táctico, con un horizonte geográfico como temporal restringido, careciendo de la visión de conjunto necesaria para realizar juicios de valor sobre las operaciones en su totalidad".El acusado reclamará el reconocimiento de que las operaciones fueron institucionales y orgánicas, y que no corresponde bajo ningún concepto hablar de "asociación ilícita". Puntualizará que "si alguna responsabilidad se me pretende achacar, también deberían juzgarse a los civiles que desde el gobierno constitucional expidieron las órdenes y firmaron los decretos; a los que respaldaron políticamente a esas órdenes desde el Congreso de la Nación, a los partidos políticos, al Poder Judicial y a todos aquellos que actuaron y acataron sin denunciar nada y en total acuerdo con el accionar de las Fuerza Armadas".

-- POR UN BICENTENARIO SIN IMPUNIDAD PARA LOS GENOCIDAS


1 comentario:

  1. Muy Bueno el Traje para Arias. Jajajaj, me encanto esta publicación

    ResponderEliminar