jueves, 29 de agosto de 2013

Una deuda pendiente: se reencontró con el hijo de su amiga desaparecida



Alica Rabinovich
Una deuda pendiente: se reencontró con el hijo de su amiga desaparecida

Sofía D’Andrea es periodista, ex presa política y militante por los Derechos Humanos. Llegó a Madryn para participar de una actividad universitaria y luego de 30 años se reencontró con Fernando Sandoval, hijo de su amiga, militante desaparecida, Alicia Rabinovich.

Por Tamara Sander

Sofía D’Andrea llegó a Puerto Madryn hace una semana para participar de la inauguración de la Cátedra Libre de Sexualidad, Género y Derechos Humanos de la UNPSJB. Su vida y su lucha llevan adelante una bandera, que ella misma define como “una mochila que me puse al hombro para visibilizar cosas que se tapan”.

Su bandera en defensa de los derechos humanos, su trabajo y militancia por la visibilización de los ataques sexuales en los centros clandestinos y cárceles es lo que la trajo a la Patagonia, invitada por CLADEM, pero ella también tenía otro objetivo: conocer a Fernando Sandoval, hijo de desaparecidos, quien vive en Puerto Madryn y es hijo de Alicia Rabinovich, una de sus amigas y compañeras de militancia antes del Golpe de Estado de 1976.

Deuda pendiente

“Hace muchos años vengo rastreando el destino de los hijos de los compañeros que yo conocí, y particularmente aquellos que han perdido su padre y su madre durante la dictadura; y siempre fue una deuda pendiente tratar de encontrar a Fernando y Abel Sandoval”, cuenta Sofía, quien nos recibió en la casa de Mirta Iglesias, referente de CLADEM en Madryn. Abel es el hermano mayor de Fernando, quien vive en Israel ahora… Comenta y agrega “con Fernando tuvimos los primeros contactos en su etapa de reconstrucción de su historia, sabía que se había radicado acá, pero no me animaba a interpelarlo porque él todavía estaba refugiado en si mismo, y particularmente quería encontrarme con él por la situación de la madre, porque con Alicia Rabinovich no sólo fui compañera, y he estado en el mismo grupo político sino que nos unía un infinito cariño, y por eso esto era una suerte de deuda para con Alicia”, señaló.

El reencuentro se pudo de dar en diferentes momentos. Luego de 30 años verse en el Aula Magna de la Universidad fue un gran golpe, que generó alegría, cariño, “mucha ternura” como señala Sofía, pero sobre todo la posibilidad de compartir aquello que los une: la historia de Alicia, y la historia de sus luchas en común.

“A Fernando lo vi en el 76 por última vez, en un cumpleaños de él, y al encontrarlo ahora fue como que me generó una ternura inexplicable, yo lo recuerdo patente como era: chiquito, renegón; y para mí es como un sobrino de la vida y lo único que se me ocurrió cuando lo vi fue acariciarlo, me inspira mucha ternura”, sonríe y recuerda ese momento.

“Contarle cómo era su mamá”

Sofía no pretendía otra cosa más que encontrarlo, verlo y hacerle saber que estaba. “La necesidad era de buscarlo para contarle sobre su madre, sobre cómo era, y estar con él para que sepa cómo era esa militante que decidió por sí misma involucrarse, y con la convicción que llevaba adelante su lucha”, expresó y agregó: “yo estaba sentada en el living de su casa viendo el partido de Argentina, y yo no le decía nada a él pero sentía que Alicia desde la foto, colgada en la pared de enfrente, nos sonreía a los dos, y de alguna manera yo me estoy acercando a él desde el lugar del afecto y de quién era su mamá, que era una persona exquisita como ser humano, y que nunca declinó de su postura y salvó por eso a una compañera detenida que fue liberada, y fue a parar a una fosa con otra compañera; era una mujer que sostenía sus principios”, subrayó.

Para ella la dictadura fue “como si hubiera caído una bomba y saltamos hechos pedazos todos para distintos lados, y estas son etapas donde podemos ir reconstruyendo esos pedacitos, reencontrándonos con afectos, rindiendo tributo, homenaje, y yo siempre sentí esa deuda para con mi amiga, que tenía que encontrar a sus hijos y poder decirles que me tienen a mí, una tía de la vida, y esto que con tanto desastre ha sucedido en la vida de los chicos, que sepan que estoy en la misma trinchera, acompañándolos, y queriéndolos”.

Fuente: La Jornada
--
La agencia de noticias de DH se edita desde 2007, y a partir de ahora con la nueva designacion por Memoria, Verdad y Justicia

No hay comentarios:

Publicar un comentario